lunes, 7 de noviembre de 2011

A TÍ

¿Cuanto has otorgado,  cielo,  que no te apagas?; ¿cuanto más te falta por ofrecer vivo? reino de luna y estrellas. Nunca pienses que has perdido la luz; menos pienses que la aurora te abandona. Hoy soy el sol que se sumerge en el horizonte; mas, nunca dejaré de ser parte del cielo.

El viento que no mira, hormará parte de esa noche que dará mi ausencia; pero tú, musa hecho cielo, serás testigo del alba que florezca en otras tierras.

Siempre seré un sol, gema hecho fuego; y tú, siempre tan azulada como el cielo. Tan juntos e inseparables, como el pan y el vino en el eterno verbo. 

Siempre estaré contigo; así como una flor dorada que brilla en el jardín celeste de tu corazón. 

Autora: María Jesús Cañamares.

1 comentario:

  1. Este es el artículo más leído del blog, por ahora, ¿sabes María Jesús el motivo?

    ResponderEliminar