jueves, 10 de noviembre de 2011

Mis sueños en blanco y negro

Muchísima gente, sobretodo cada año cuando imparto los talleres formativos sobre mi colectivo en las aulas de magisterio, me preguntan dos cosas fundamentales que para ellos es muy difícil asimilar, y para mí muy complicado de explicar:
¿Cómo son tus sueños? ¿cómo imaginas o combinas un color, o cómo diferencias el blanco del negro?
  Mis sueños propiamente dicho, es decir, los sueños nocturnos que todos tenemos, no tienen color ni imagen. Digamos que son sueños abstractos.
Si conozco a la persona con la que sueño, si he oído que es rubia, si la he tocado, puede que en mi sueño la identifique tal cual es. Pero si físicamente no sé cómo es alguien, aunque sueñe con ella o él, yo no puedo imaginarlo, no puedo ver su color de piel, su tono de cabello, su contorno de ojos... NO puedo verlo en sueños porque no lo he visto nunca estando despierta.
Yo puedo soñar con un periódico cuya dirección está integrada por cinco personas, me los encuentro en un bar, hablo con ellos, me son simpáticos o antipáticos. Hay hombres y mujeres y me sé incluso sus nombres: (Águeda, José Javier, Luis caselles, Paco Barea o Jesús huertas.....), incluso oigo sus voces, toco su estatura en mi inconsciencia... Pero nunca sabré si acierto, si mi sueño o imagen concuerda con la realidad nunca lo sabré a no ser que los conozca un día, le comente el sueño y me afirmen o nieguen si he acertado. Una persona que sí ha visto y tiene resto auditivo sí puede captar imágenes y sonidos en su sueño y pueden ser reales. Pero quien no ha visto nunca jamás podrá soñar con imágenes, obviamente. Y quien jamás ha oído, tampoco podrá soñar con sonidos porque no sabe lo que son.
Lo mismo ocurre con los colores. Yo no puedo saber cómo es el negro o el azul, no los he visto jamás, me da igual que me enseñen una prenda y me digan que es de tal o tal color, para mí la forma es lo que importa, y ahí sí soy muy exigente: si algo no me gusta por su hechura, no me lo voy a poner, aunque sea de una altísima calidad de diseño.
Por ética, por estética, y por no llamar la atención, sí pregunto si una prenda combina en color con otra, pero simplemente porque la sociedad así lo quiere, porque está establecido que tal color no se puede llevar junto a tal otro, “no pega”, como vulgarmente decimos y yo pertenezco a la sociedad.
            Cosa muy distinta son los sueños e inquietudes que, como todo ser humano, yo también los tengo: sueño con un trabajo que me ocupe el tiempo libre, que me haga sentir útil. Sueño con tener un mínimo de independencia, tanto  económica como personal; sueño con que se  me reconozca el derecho a tener apoyo humano en los proyectos o momentos que lo precise (por ejemplo a la hora de participar en algún programa de tv. O radio, tener un guía intérprete y poder participar de forma normal como cualquiera). Sueño con que se nos adapten programas y concursos para nosotros, páginas web importantes donde ahora no podemos ingresar. Sueño con un mundo mejor, donde haya paz e igualdad, donde se erradique la pobreza; sueño con que acabe de una vez por todas esta crisis en la que nos vemos inmersos; que no haya terrorismo ni guerras; sueño con que me toque el cupón o la lotería alguna vez....  NO es que sea ambiciosa pero simplemente, sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario